Ensaco. Energy Saving Consulting
Having said that, has mastered the skill of German submarine rolex replica watches Germania shipyard, while in a position to provide personnel and technical support, speculate Wei Zeer expected, their final price is unbearable Friedrich shipyard, specific to it research and development is still the best way. Privided you can get John. Holland's help, not forgetting the power replica watches to obtain future Friedrich shipyard Yiqijuechen advantage in submarine technology, developing its very own submarine construction technology are likely to do more with less. In the summer the tree opinion, even if the rolex replica watches Netherlands simply because of various setbacks and grow frustrated, but in fact, he helped the submarine many of their resides in the causal agent, actually want to allow to go off easier said than done. Besides, the Irish long-term resentment of British rule, especially in rolex replica watches the mid-19th century with the early Twentieth century, their independence movement to flourish. John. Holland shouldn't be necessarily a hard-core independence movement, but he together with the independence movement "Fenian Society" had the cooperation of replica watches view, at the very least he isn't a pro-British elements against independence.
Ensaco. Energy Saving Consulting

“El ahorro y la eficiencia energética, nuestra razón de ser”

Consultoría :: Figura del gestor energético


Gracias a la gestión energética y la comparación de los consumos (benchmarking) podemos detectar usos ineficientes de los recursos energéticos.

El benchmarking es un anglicismo que puede definirse como un proceso sistemático y continuo para evaluar comparativamente procesos en organizaciones.
Consiste en tomar "comparadores".
La importancia del benchmarking se encuentra en el impacto que pueden tener estas comparaciones sobre los comportamientos. Se puede considerar como un proceso útil de cara a lograr el impulso necesario para realizar mejoras y cambios.
Este proceso continuo de comparar actividades, tanto en la misma organización como en otras empresas, lleva a encontrar la mejor; para luego intentar copiar esta actividad generando el mayor valor agregado posible.
En conclusión, el benchmarking es la consecuencia de una administración para la calidad, además de ser una herramienta en la mejora de procesos.

La implantación de un software de gestión energética posibilita efectuar estos procedimientos de benchmarking en términos de eficiencia energética.

Explicamos dos casos prácticos y efectivos:

 

  1. Consumos de climatización en diferentes sedes/franquicias.
  2. Consumos en la cocina de un hospital.

 

CASO 1: Consumos de climatización en diferentes sedes/franquicias.

 

Es el caso de esta empresa con dos locales de oficinas para las que se realizó una comparativa entre sedes:

 

 

En el gráfico anterior realizado con software de gestión energética, se representa la curva de carga de los dos locales de oficinas con el mismo horario de trabajo y con distintos hábitos. En el primero de ellos (línea fucsia) no desconectan los consumos innecesarios durante el periodo de la comida. En el segundo, sin embargo, aquellos consumos prescindibles son desconectados, obteniendo ahorros significativos.

Podemos también hacer benchmarking dentro de una misma sede comparando distintas cargas relevantes de la instalación. En el siguiente ejemplo, haciendo la comparativa de dos máquinas de aire acondicionado de distintas estancias de una instalación eléctrica, vemos como la máquina representada por la línea marrón tiene un consumo constante y mucho más eficiente que la representada por la línea verde. Esto es debido a que su tecnología es Inverter y ,por tanto mucho, más eficiente.

 

Mediante el uso de gráficas, podemos representar varias sedes de un mismo cliente para poder hacer un estudio comparativo.

En la siguiente figura, a modo de ejemplo, se observa claramente cómo la barra roja (la sede central de una organización) tiene un consumo en kWh mucho mayor que la suma de las otras barritas correspondientes a las distintas delegaciones y, por ello, para este caso en concreto, se priorizaron las actuaciones de ahorro en dicha sede central:

En este caso hemos quitado la gráfica de la sede central para ver bien la comparativa de las delegaciones:



En la siguiente figura, por ejemplo, comparamos dos delegaciones, esta vez en términos de potencia activa:


Siguiendo con este ejemplo, el benchmarking de la organización no sólo puede realizarse en términos de consumos generales de cada sede, sino que también pueden compararse sedes por iluminación, por climatización, por estancias, etc. Es decir, pueden efectuarse comparativas para los distintos subconsumos y sectorizaciones que se efectúen en la instalación. En la gráfica siguiente, por ejemplo, se comparan dos sedes por la climatización:

 


Analizando la gráfica anterior, siendo dos sedes similares en metros y con el equipo de aire acondicionado de la misma potencia, se observa que la de la línea marrón tiene una máquina más eficiente, que arranca pausadamente y cuando llega al régimen de trabajo se estabiliza. Por el contrario, la máquina de la sede de la línea rosa arranca con un pico muy grande y durante su funcionamiento va haciendo paradas y arranques consecutivos.
También se observa cómo en la sede de la línea marrón el cierre de la oficina se hace de forma escalonada, mientras que la otra tienen puesto el clima hasta el último momento de la jornada laboral.
En las gráficas de barra se observa que el consumo en kWh es menor en la sede eficiente (barra verde). Pero en ambos casos hay un consumo residual innecesario.
Puede ser por el consumo en stand-by de los equipos de clima o porque hay algún otro equipo conectado en esa línea.

 

CASO 2: Consumos en la cocina de un hospital.

En un hospital, mediante la monitorización de los consumos y un gestor energético se procedió a supervisar mediante alarmas que la potencia requerida por la cocina no superase un umbral lógico de consumo deseando ser avisado para poder actuar inmediatamente. Para ello, simplemente procedió a configurar una alarma por exceso de potencia que le avisase cuando la potencia activa de la cocina superase los 50 kW.

A través del software de gestión energética se vigiló continuamente la cocina del hospital hasta que el 1 de junio de 2011 se disparó dicha alarma. Un hecho que ocurrió de nuevo dos días después, como puede verse en la siguiente figura, donde se aprecia un histórico la totalidad de las alarmas que se producen en la instalación para cada uno de los distintos puntos o zonas donde se está monitorizando:

 


Y efectivamente así había sido, como marca la gráfica de la potencia activa de la cocina del hospital en esos días:



Y el detalle de cada una de estas alarmas que nos muestra el software cuando pulsamos el botón de "Ver Alarma":

Así pues, ante esta nueva situación, el gestor energético de nuevo analizó "in situ" el uso y hábitos de consumo del personal identificando que el problema residía en que se efectuaba un mal uso de los hornos eléctricos al emplear éstos sin necesidad durante bastantes horas del día y, por tanto, provocando que éstos alcanzaran unos consumos energéticos considerables. La solución simplemente fue cambiar estos hábitos de uso para dichos hornos eléctricos, obteniéndose resultados apreciables a partir del día 4 de junio, como puede verse en la primera gráfica de potencia activa presentada anteriormente para la cocina del centro.

Para finalizar, simplemente añadir que el hospital actualmente controla también el buen funcionamiento de las cámaras frigoríficas, el centro de procesamiento de datos (CPD), el alumbrado y otros usos del complejo, pudiendo así efectuar un mantenimiento preventivo de averías evitando costes operativos no deseados y logrando una supervisión y control completos de la instalación.